La siguiente escena me es muy familiar. Estas intentando iniciar una conversación con alguien. Quizás es alguien a quien recién conociste, quizás tu vecino de oficina —una cita, un cliente potencial, o alguien en algún evento. O te puede pasar hasta con un familiar o un amigo en un café.

De repente la conversación, va a ningún lado. Haces una pregunta. Y te contestan con un Sí o No. Haces otra pregunta, y te responden de forma muy breve. Esperas a que el otro muestre un poco de interés. Pero nada. Llega el silencio incómodo. Lo intentas una última vez y nada.

¿Cómo es que llegas a un punto de tal incomodidad?

Afortunadamente, no tiene que ser de esta forma.

La solución es sencilla — la forma para conectar instantáneamente con otras personas (incluidos extraños) es haber pensado en preguntas provocadoras, haber preparado antes y usar esas preguntas cuando sientas que la conversación está muriendo.

Yo solía odiar los eventos. Pero ahora, ponme en frente de alguien y en dos o tres minutos, podré encontrar algo en común para charlar. Puede ser una cita, vivir en cierta ciudad, nivel de educación, o secretos de viajeros del aire. Y esto no es porque sea “naturalmente” sociable, sino porque he estudiado y probado como comenzar una conversación genuina y que sea duradera.

La clave es saber cómo y cuándo usar esta habilidad para encender una conexión y crear una conversación de forma natural …. y casi sin esfuerzo.

Te voy a enseñar las 5 preguntas que tú necesitas saber para tener una gran conversación. Y te mostraré porque funciona.

5 preguntas provocadoras y porqué funcionan.

1. “¿Qué quieres decir con eso?

(Variación: “Nunca había escuchado sobre eso. ¿Cómo es que funciona?

Por qué esta pregunta funciona: Naturalmente no nos gusta aclarar cosas. Nos hace ver tontos, nos hace sentir avergonzados de no saber algo, siempre nos preguntamos si hay algo de lo que nos perdimos. Así que la táctica aquí, es pensar como si fueras un novato que va comenzando con mucha curiosidad. De hecho, si estas en un grupo, harás a los demás sentirse más cómodos al preguntar algo que todo mundo quisiera preguntar pero nadie se atreve.

Y como un extra, tu interlocutor se sentirá naturalmente halagado, y estará encantado de elaborar y profundizar. Recuerda, el “otro”, también se siente nervioso y presionado por mantener una buena conversación. Al permitirles que florezca, estás calmando sus miedos de ser aburrido o de hablar poco


2. “Qué te hizo decidir por X?”

(Variación: “¿Cómo llegaste a esto? ¿Cómo fue que terminaste involucrándote en X?

Porqué esta pregunta funciona: La gente ama hablar sobre sí misma. Esta pregunta evoca una historia y puedes tener elementos de esa historia para conectar con esa persona. Quizás puedes descubrir que tienen estudios en común o que han trabajado en la misma industria — después la conversación se volverá natural.

 

3. ¿Cuál fue parte favorita sobre X?

(Variación: “Realmente me gustó hoy [X conferencista, este lugar, música], ¿cuál fue tu favorito?

Porqué esta pregunta funciona: Al igual que la anterior, al igual que la anterior estás haciendo una conexión y pidiendo una opinión. Esta pregunta se pone divertida cuando dices tú parte favorita del día, evento, suceso, carrera, etc. y no están en absoluto de acuerdo. Esta pregunta me ha funcionado en eventos y conferencias. “En serio? Pensé que ese conferencista había aburrido a todos, ¿porqué te gusto? A mí me aburrió”

Las personas podrían hablar toda la noche sobre sus gustos y preferencias.

4. “¿Por qué dices eso?”
(Variación: “Ahora, Yo hubiera pensado que X, pero tu me acabas de decir Y”)

Porqué esta pregunta funciona: A menudo la gente hará declaraciones casuales sobre su industria, su ciudad o su pasado “Es una terrible industria ahora, la peor”. Y pueden cambiar de conversación o pueden callarse abruptamente. Pero al preguntar más detalles, muestras que estas interesado y que estas escuchando.

“Yo hubiera pensado que ES UNA GRAN INDUSTRIA, pero tú me acabas de decir que es TERRIBLE” ¿Porqué dices eso?

 

5. “¿Qué fue lo más difícil de X?”

(Variación: “Si tuvieras que hacer X nuevamente, ¿qué harías diferente?”

Porqué esta pregunta funciona: La gente ama contar sobre cómo se sobrepusieron a la adversidad. Hay una conexión instantánea cuando evocas emociones. Esto también funciona cuando conoces a alguien que admiras — un autor, un conferencista, un líder en tu industria. Puedes aprender lecciones contrarias a tu intuición en este tipo de conversaciones.

Haz estas preguntas a alguien y calibra sus respuestas. Ve sus ojos como se encienden o si realmente solo te contestan dos o tres palabras. Al hacer esto, tu construirás un arsenal de preguntas probadas, y tú mismo puedes ir agregando y descubriendo más preguntas.

 

Cómo conectarte más profundamente con preguntas estratégicas, te doy 3 estrategias

Las conversaciones significativas se tratan sobre dar y tomar. Ambas personas deben estar compartiendo y agregando valor — no solo una persona interrogando.

Si de repente te encuentras con que estas preguntando demasiado, puedes usar una de estas estrategias para tener un poco de balance y dejar que una conversación fluya más naturalmente.

Estrategia 1: Pregunta, pregunta, declaración.
No estas agregando valor a una conversación si solo haces preguntas. Una buena regla es hacer dos o tres preguntas máximo y después hacer un comentario.

MAL EJEMPLO:
“De dónde eres? ¿Cuánto tiempo has estado aquí? Ohh ¿te gusta? ¿qué te trajo aquí?

BUEN EJEMPLO:
“¿De dónde eres? Soy de Jalisco. ¿De qué parte? De Guadalajara. “Oh, yo he estado varias veces en Guadalajara. De hecho, es mi ciudad favorita, he estado pensando en mudarme a Guadalajara, porque me gusta el movimiento hip y de startups que está despertando en la ciudad. ¿Me he quedado periodos largos en tu ciudad — ¿En serio? ¿cuanto tiempo has vivido ahí?

En lugar de actuar como un interrogador, te has conectado con la persona. Y fuiste muy sutil en hacer una conexión.

Estrategia 2: Da elogios elegantes

Dar un elogio a alguien en una forma pensada y auténtica puede ser una de las mejores formas para mantener una conversación significativa. La mejor parte de todo. Si lo haces de forma transparente, haces que el otro se sienta bien. Y no estoy hablando de un simplista “bonito vestido” o “me gusta tu playera”. Un cumplido elegante va mucho más allá.

MAL EJEMPLO:
“Eres la persona más valiente que he conocido. ¡Cómo puedo ser como tú!”

Esto no es auténtico y las personas perciben eso. ¿Estarán pensando “que raro es” o “algo quiere de mí”

BUEN EJEMPLO:
“Sabes, pareces una persona muy aventurera. Conozco a muchos gerentes, y ninguno de los que conozco ha hecho lo que tú. ¿Cómo fue que te involucraste en eso?”

Notas la diferencia y lo qué sucedió aquí. La persona se siente bien. Le agradarás al otro porque hiciste una observación que en realidad es un elogio. Dos en uno. Esos son los mejores elogios. Hacer una observación que elogia algo del otro de forma auténtica. A todos nos gusta que alguien nos diga algo de nosotros mismos. Y tu lo hiciste en una forma en que te muestras atento y que has escuchado la conversación del otro.

Estrategia 3: Ten una opinión

Una de las cosas que matan una conversación es cuando las personas no tienen una opinión de nada. Imagina hablar con alguien que solo hizo preguntas y que nunca mostró su opinión. No tienes idea de quién es. No te sentirás conectado y no podrás confiar en ellos.

Esa es la razón por la que es crítico, mostrar tus propios pensamientos y opiniones. Aquí está a lo que me refiero

MAL EJEMPLO:
Otro: “Oye que piensas del terremoto que acaba de pasar en Nueva Zelandia?
Tu: “Oh … este… No sabía.”

BUEN EJEMPLO:
Otro: “Oye que piensas del terremoto que acaba de pasar en Nueva Zelandia?
Tu: “En serio? No sabía. ¿Dónde lo viste? Muéstrame. En realidad, a mí me dan miedo un poco los terremotos, cuando yo tenía 4 años, hubo uno muy fuerte en mi ciudad y … paso esto…. y desde entonces investigué un poco sobre cómo funciona un terremoto… pero ¿tú qué sabes, que pasó en Nueva Zelanda?”

En el momento, que tú puedas pensar “No sé nada sobre algo” Eso en realidad es una barrera que tú estás poniendo. La realidad es que nadie está buscando un experto en algo.

La gente solo quiere oír tu opinión, exprésala.

Comentarios

[cp_modal display="inline" id="cp_id_28270"][/cp_modal]
Compartir
Artículo anteriorEsto es lo que te hace infeliz en realidad.
Artículo siguienteTe estas dando falsas opciones a ti mismo y cómo solucionarlo
Autor. Mis mejores libros son gratis y tienen mejor contenido que cualquier libro que puedas comprar en cualquier librería sobre el tema. Estudie Psicología y Negocios. Certificado en Model Business Canvas e Innovación y Emprendimiento en Stanford University.