Después del capital el problema mas común en las empresas son los dolores, las perdidas, la confusión y las expectativas no realizadas, la frustración, dolor y hasta problemas legales que dejan asociarte con alguien mas.

Estadísticamente hablando, al parecer las sociedades no funcionan tanto a largo plazo. Forbes dice que el 80% de ellas fracasan en los primeros 3 años. Es mucho peor que la tasa de divorcio de México.

No es necesario tener un socio para poner un negocio, es un paradigma que hay que cambiar. O más bien, hay que pensar muy bien las razones por las que te asocias con alguien. Al igual que un matrimonio, una relación de negocios debe ser pensada para tenerla a largo plazo, y al igual que no te casas con alguien que conoces en una borrachera ( eso esperamos!) no te deberías de asociar con alguien que conoces solo de una referencia sin saber nada de el, o que no tienen nada de experiencia en una industria, solo por dinero  o la única calificación excepcional es que es tu BFF (mejor amigo de toda la vida)

El asociarse con alguien implica trabajo, y para ser honesto muchas veces implica gastar entre el 25 al 35 % de tu tiempo manejando “temas” de la sociedad en lugar de dedicarlo a construir el negocio.

No estoy en contra de que te asocies con alguien, yo mismo en mi ultimo emprendimiento decidí hacerlo con alguien que me ayudara a enfocarme en el negocio y no alguien que fuera un obstáculo para el negocio, por mas amigo, compadre, hermano o hijo de la caridad que fuera.

En esta lección solo quiero ayudarte a pensar mejor con quién asociarte a la hora de constituir un negocio.  Casi siempre usamos 4 justificaciones para asociarnos.

1.  Ignorancia

Crees que eres carne de sociedad. Crees que trabajar mejor con otros. Pero quizás no. En tu interior, sabes que eres un lobo solitario líder. Hay gente que tiene personalidad conocida como tipo-A. Las personas con personalidad tipo-A no necesitan de otros.

Ellos:

Primero, en un esfuerzo por tomar el control en lugar de dirigir juntos, terminan hiriendo a otros. Segundo, su velocidad natural y su intuIción será sedada y la velocidad de crecimiento de la empresa sufrirá.

Hace unos años conocí a un hombre que encaja en este tipo de ejemplo. Un joven visionario capaz de lograr cosas que en lo personal yo nunca hubiera podido hacer como por ejemplo: Llegar a un país con un grupo de jóvenes y encontrarte con que uno de los miembros de tu grupo no cuenta con la VISA apropiada para entrar al país. Resultado: Consigue que le den un permiso diplomático que solo se lo dan a los acompañantes del Jeque de QATAR por ejemplo. Visitar el Vaticano y conseguir que el Papa se tome no una o dos sino hasta tres selfies contigo. El tiene una visión única, pero también tiene una personalidad única que es prácticamente imposible trabajar con el.

Cuando se somete a un trabajo “corporativo” de equipo, de crear una junta de gobierno, el sufre y la sociedad sufre. Como resultado, la misión en la que se embarca junto con otros, se posterga.

 

2.  Impaciencia profesional

Buscas socios para acelerar el lanzamiento de un negocio. Piensas, “el puede ayudarme. Tiene contactos, tiene capital. Puedo comenzar ya.” Y eso suena muy bueno al inicio. Pero la experiencia dice que si desaceleras un poco, y te dedicaras a ahorrar un poco de dinero, hicieras un poco de trabajo, y desarrollaras tu músculo de la paciencia tu podrías producir los mismo resultados por tu cuenta.

En lugar de contratar ayuda. Pide favores. Conténtate con el ritmo que llevas. La mejor solución es desacelerar un poco en lugar de ceder terreno en tu empresa.

 

3.   Falsa generosidad.

 

A menudo escucho a dueños de startups y empresas discutiendo con empleados porcentajes de participación, opciones de compra de acciones a altos ejecutivos y líderes. No hagas eso. No des la participación de tu empresa tan fácil, y no dejes que el mundo te haga sentir culpable por eso.

Piensa, un poco, no le daría el 30% de tu casa al jardinero solo porque te ayudó a cortar el césped, o incluyes en la Escritura de tu departamento a quien te ayudó a decorarlo como a ti te gusta.

¿Porqué hacemos eso con nuestros negocios?

Literal, tu negocio es tu propiedad.

Si quieres ofrecer incentivos da a las personas bonos, mejores condiciones de trabajo, mejores sueldos, mejores prestaciones, más días de vacaciones, llévalos de viaje, cómprales un auto de la empresa. Pero no tienes que darles la propiedad de la empresa.

Y esto te lo dice alguien que pone siempre por encima de las ganancias a las personas, alguien que siempre te dirá que es mejor cuidar de tu personal, que cuidar la empresa. Alguien que cree que el activo mas valioso de una empresa es el talento humano.

No es egoísta ni ambicioso, es inteligente.

 

4. Falta de experiencia o conocimiento financiero

Los nuevos emprendedores a menudo piensan “No se lo suficiente sobre los negocios asi que me asociaré con alguien que sí sepa”

Mientras que puede contener una verdad en partes, esta forma de pensar es incorrecta.

Sí, ser emprendedor puede ser intimidante. Vivimos un tiempo donde parece mejor emparejarse con alguien, que aprender a tener la disciplina y hábitos que hacen de alguien un buen dueño de negocio.

Y aun así, tu falta de seguridad en desarrollar las habilidades requeridas para ser un emprendedor exitoso no se resolverán solo por asociarte con alguien que pueda que sí las tenga, aun así tu debes aprender, pagar el precio por ello y tomar el tiempo que haga falta.

Emprender no es como aprender a tocar un instrumento. No se trata de cuantos años lleves haciéndolo, sino cuantas horas te dedicas a aprender una nueva habilidad. Invierte tiempo y acción en educarte a ti mismo sobre como correr un negocio, no trates de cubrir una falta de conocimiento con asociarte con alguien.

¿No tienes habilidades sociales?, en lugar de asociarte con un príncipe encantador monstruo de la sociabilidad, ¿porqué no intentas primero aprender a hablar con las personas?  Es una habilidad que puedes aprender.

 

¿Realmente crees que puedes ser uno de esos 20% que pueden hacer que una sociedad dure a largo plazo? ¿Cuál es la verdadera motivación de buscar un socio? ¿Es impaciencia ó es ignorancia? ¿Es inteligente asociarte con alguien por miedo? No quiero persuadirte de tener un socio, quiero que PIENSES.

 

 

Comentarios

[cp_modal display="inline" id="cp_id_28270"][/cp_modal]