Yo fui de los afortunados en poder asistir a una escuela privada, hoy veo el enorme sacrificio que mis padres hicieron, especialmente mi madre, su empeño y esfuerzo. No es que nuestro estilo de vida diera para pagar escuelas privadas, a veces como niño hubiera deseado haber tenido mas “caprichos” cumplidos en lugar de una escuela privada, pero hoy como adulto veo el valor en ello. Fui muy afortunado y me siento muy agradecido y me hace sentir humilde.

Y la única razón por la cual mi madre pudo hacer eso, fue que creía que podía hacerlo y estuvo dispuesta a pagar el precio.

Hoy me doy cuenta que hay cosas sobre el éxito que casi nadie habla:

1. Si es importante, hay una manera de pagar el precio.

Aun cuando era una suma astronómica para mis padres, ellos encontraron una forma de pagarla.  Este es un clásico de los padres latinoamericanos. Quizás no tengan dinero para comprar ropa buena o salidas a comer, pero cuando se trata de cosas importantes, encuentran el dinero.

Y la realidad, es que eso me dio una visión de la vida diferente y oportunidades diferentes.

Ahora que somos adultos encuentro fascinante ver como hijos de padres que hacían enormes sacrificios, ellos ahora ven difícil solucionar problemas menores.  Eso me lleva al punto #2.

2. Invertir en ti mismo funciona.

No se trata de dinero. Es acerca de tener una mentalidad que reconoce que necesitamos ayuda, y que hay en encontrar una forma de hacerlo suceder.  Mis padres quizás no tenían ni el dinero ni el tiempo – pero tenían la mentalidad para encontrar una forma.

Hace un año quería tomar una certificación bastante elevada de costo y en otro país que incrementaba los gastos enormemente, la mentalidad normal o promedio descarta por completo la idea o dentro de tí solo suspiras y dices “quizás algún día ó cuando me saque la lotería”.

La realidad es que justo la inversión en ti mismo es lo que hace que eleves tu nivel de vida, no al revés.

Decidí -buscar la forma, decidí hacerlo sin importar lo que implicara, costara lo que me costara. Y lo hice.

Yo sabía que si quería convertirme en un hombre experto en negocios, necesita aprender, necesitaba pedir ayuda, necesitaba reconocer que requería ayuda y después estar dispuesto a pagar el precio, encontrar la forma.

La realidad es que muy pocos saben que hice muchos sacrificios, incluido quedarme sin un auto por algunos meses, y no nos gusta reconocer que es difícil porque en queremos aparentar que el éxito para nosotros es sin esfuerzo.

3. Tenemos una extraña y puritana forma de pensar sobre el éxito sin esfuerzo. 

Creemos que podemos tener éxito sin un esfuerzo arduo. De donde diablos viene esa idea, no se.

Esta forma puritana de pensar sobre el éxito aparece en distintas formas:

Persona 1: “Wow, te ves muy bien. ¡Me encanta ese vestido!”
Persona 2: “Bah, solo era algo viejo que tenía en mi closet! ( cuando la realidad es que se gasto la quincena comprándolo y pasó un fin de semana escogiéndolo”

¿¿ PORQUÉ HACEMOS ESO ??

Persona 1: “Oye,  me enteré que te ascendieron, felicidades ¿cómo lo lograste ?”
Persona  2: “No tengo idea. En realidad creo que ni me di cuenta.”

¿EN SERIO? ¡mentiroso!

Por qué es tan difícil para nosotros poder decir: “Gracias, en realidad aprecio tus palabras” ó “Gracias, Si estoy muy orgulloso de todo el esfuerzo que hice el año pasado” (incluso intenta decir esto en voz alta y verás lo incómodo que te hace sentir)

Yo personalmente soy fan de ser raro y aprender a estar cómodo con lo incómodo. Si eso significa trabajar y mostrar que me esforcé, que así sea. Si eso significa pedir ayuda, inscribirme en algún curso y aprender, mostrar que no lo se todo, que así sea.

He pasado los últimos años de mi vida fallando escandalosamente y aprendiendo impertinentemente.

Ser el mejor nunca es un accidente. Toma mucho esfuerzo ser bueno, y toma mucho más trabajo ser grande. Las personas que te cuentean diciendo que tienen ingresos pasivos sin hacer nada solo te están mintiendo y lo peor,  están un poco delirantes.  Yo se el tiempo y el esfuerzo que toma ganar un millón de pesos. El éxito, ya sea en tus finanzas, tus negocios o tus relaciones, requieren la inversión de tiempo y muchas veces de dinero.

El éxito nunca viene sin esfuerzo.

Alguna vez leí una cita de un médico cirujano que me encantó.:

” Los atletas que ganan medallas usan coaches para asegurarse que serán lo mejor que pueden llegar a ser. Pero los doctores no. Pagamos por tener un becario recién salido de la universidad para que esté a nuestro servicio. Y entonces, ¿porqué encontramos inconcebible el pagar a un coach para que venga a mí quirófano y me enseñe a ser mejor cirujano? “

Quisiera poder regresar el tiempo y decirle a una versión mas jóven de mi, que no hay ninguna pena en pedir ayuda y buscar aprender más, en acercarte a alguien que sabe mas que tú para poder acelerar tu crecimiento.

Si quieres aprender otro idioma, y lo que has hecho no funciona, busca un tutor que te ayude.

Si quieres aprender a cocinar, y leyendo recetas de cocina, no puedes, entonces inscríbete en una clase. ¿Es muy cara? En dos años no recordarás lo que te costo pero tendrás la habilidad de cocinar rico en cualquier momento y a cualquier hora.

Yo admito que necesito ayuda, hay días que no se como vestirme. Yo necesito ayuda en el gimnasio, hay veces que me siento estancado y que siento que no he avanzado. El año pasado gaste muchos miles de pesos solo en pagar un coach para que me ayude a entrenar.

Deja que otros alardeen sobre la superación personal. La vieja escuela, se reirá de ti y te dirá eso lo pudiste haber aprendido gratis, y ese consejo no se ve muy bien cuando te das cuenta que … ni ellos en realidad han podido hacer cosas por sí mismos.

No hay nada de mala en querer mejorar uno mismo. De hecho la mayoría de mis lectores quieren mejorar sus vidas

Si esto resuena contigo – si alguna vez te has sentido avergonzado por pedir ayudar ya que parecía que es algo que debías hacer tu mismo – escríbeme y cuéntame sobre ello a joe@startupcampus.mx

Comentarios