Recuerdo que mi primer emprendimiento fue a la edad de un niño de 4to grado de primaria, tenia serios problemas económicos, tenia que comprar un Nintendo,  y para un niño  de esa edad  es un muy grave problema existencial. Así que pronto descubrí una forma para ganar dinero. Vender artefactos prohibidos en el salon de clase. No, no eran armas, ni metanfetaminas.  “Salines y Chilines”, el oro de mi niñez, además que tenían un alto grado de adicción para mi negocio, literal los niños no podían dejar de comer eso, ademas que, el hacerlo a escondidas del profesor, le agregaba un valor al cliente: heroísmo y reconocimiento social del grupo.

Slumdog Millonaire
Slumdog Millonaire

Generar ganancias fue una preocupación muy temprana para mi, en los ultimos años de mi vida decidí aprender lo que la gente “exitosa” hace.

Digamos que eres como yo hace 10 años, quebrado (o al menos no con la capacidad financiera de hacer muchas cosas), viviendo sin tener mucho espacio pero con un tanque lleno de ambición y feráz dedicación para ganar. ¿Cómo es que logras una meta? ¿Cómo le haces para llegar al club de los Slumdog Millonaire? Y cómo lo haces con integridad, manteniendo un buen nombre, no matarte de stress y aun así poder crear una vida de buenas de relaciones y alegría.

Antes que nada quiero compartirte mi filosofía de lo que para mí significa ser rico.

Creo que para cada uno de nosotros ser rico debería ser algo diferente.

Hay gente tan pobre que lo único que tiene es dinero.

Quizás para alguien ser rico, significa poder ganar dinero extra suficiente para poder pagar una ronda extra de cervezas a sus amigos y seres queridos; para otro significa poder llevar a toda su familia a vacacionar con los gastos pagados;  para alguien más, ser rico significa poder trabajar desde cualquier punto del planeta, para otros más la combinación de varias de las anteriores ideas.

Para mi ser rico significa poder ayudar financieramente las causas en las que creo, ser capaz de viajar y conocer tres lugares diferentes en el mundo al año,  poder trabajar sin un horario fijo y desde cualquier parte del mundo, poder pasar y enseñar mi conocimiento, comprar la ropa que me gusta y ayudar trascendentalmente la vida de algún ser cercano a mí. Y sobre todo la verdadera riqueza es compartir y dar de tí.

Y no es que me salga por la tangente, algunos dirán: ¡Vamos!, ser rico es tener millones y millones en la cuenta y comprarte coches de lujo, joyas, viajes, relojes caros, botellas de champagne, ir de shopping a Abu Dhabi, y por su puesto tener mujeres u hombres, etc, etc. Ese es el problema.  La falsa imagen que tenemos de la riqueza. He descubierto que en realidad la gente verdaderamente adinerada no vive así, por el contrario es muy ahorrativa y no derrocha dinero, tiene sanos hábitos para gastar dinero, por eso es que, tiene recursos económicos a su disposición.  Así como sobre el amor también sobre el dinero tenemos la imagen que nos pintan las películas de Hollywood.  Y por lo general la gente que derrocha dinero, solo aparenta ser adinerado, en el fondo tienen muchos problemas económicos, su estilo de vida ostentoso es un síntoma de ello.

Quiero compartir contigo, 5 principios que he aprendido en los últimos años de mi vida. Estos principios  no son fáciles ni rápidos. Pero funcionan mucho mejor que esas charlatanerías o programas de “hágase rico sin hacer nada y sin salir de casa” que proliferan en el Internet.

 

  1. Pon de cabeza tu motivación de querer dinero

Cerca del 2009 estaba yo ganando casi 100 mil pesos mensuales, nada mal para un chico que no tenia estudios universitarios concluidos y que era muy poco convencional en mi forma de trabajar y vivir la vida. Mi vida se había enfocado prioritariamente en construir organizaciones que ayudaran a otras personas y tenia una respetada agencia de diseño web,  mi vida iba en ascenso.

Pero luego algo en mi corazón cambio. En determinado momento me hice esta pregunta. “Si Jesús fundara una startup o empresa, cómo sería? (sí soy cristiano católico, por si no lo sabías, no te preocupes, no soy de esos fanáticos molestosos, por el contrario soy uno que te fascinaría conocer).  Esa pregunta cambio mi éxito financiero en un impacto de vida exitoso.

Lo importante no era ganar dinero, sino ayudar a otros.

Nunca serás rico sin ayudar a las personas. Es muy simple. En mi agencia comencé a adoptar esta filosofía, por cada cliente pagado que llegaba, buscaba donar 3 proyectos a asociaciones o personas que con un sitio web les ayudara a mejorar  su vida. Comencé a involucrarme en causas sociales en las que yo podía apoyar.
¿Qué necesidades  humanas están a tu alrededor que tú puedes resolver?

El dinero, no es una meta primaria, sino que es el resultado de ayudar a muchas personas.

 

2. Comienza a jugar el juego 5X de la generosidad.

Esto no es algo que tenga que ver con mis creencias personales. El profesor de la Escuela Wharton de Negocios de la Universidad de Pennsylvania, Adam Grant prueba en su libro Give And Take, que las personas que dan y dan a menudo son mas exitosos financieramente hablando que las que no lo hacen. Pero es mas complejo que solo ser generoso. En mi experiencia tienes que tener algún valor que traiga significado para tí, el ser generoso.

Si tu meta es ser rico, debes rodearte de gente rica. El problema es, que la gente rica no necesita mucho de otros. Y para ser honesto, están a la defensiva de cualquiera que necesite algo de ellos.

Aprendí rapidamente que la gente exitosa lo que realmente necesitan es momemtum. Su éxito depende de que haya un consistente crecimiento, alcance e influencia.

En 2010 comencé a buscar formas de ofrecer servicios que ayudaran a crear momentum en la vida de otras personas o empresas exitosas. Para cuando empezó el boom de las redes sociales, yo tenia mayor conocimiento que muchas agencias de marketing en México, además que me dedique a comprar cuentas de social media que tuvieran grandes cantidades de seguidores y crear contenido de valor para nutrir esas audiencias.

Luego encontré personas que buscarán audiencia para que sus ingresos se mantuvieran o crecieran, encontré personas dispuestas a pagar grandes cantidades de dinero para que yo promocionara sus libros, cursos, eventos, etc

Pero, yo no acepte su dinero, mi meta no era el dinero.

En su lugar, lo hacia completamente gratis y muy a menudo. Algunas veces llegue dirigir mas de 10 mil visitas al sitio web de algún autor solo porque me encantaba su libro. Y esto creo un efecto recíproco. Y como resultado, esta gente comenzó a sentir que debían pagarme un favor. En pago, ellos me presentaban con otros exitosos líderes o personas de influencia, me presentaban con responsables de empresas que estaban dispuestos a comprar campañas de marketing de muy alto valor, y finalmente se volvieron buenos amigos míos.  Esto me llevo a aprender otra gran lección: Valora a las personas, la amistad por encima de los negocios.

La Generosidad no es como una flecha, es más como un boomerang , siempre regresa a tí.

 

Así que se generoso.  Pero primero, crea algo de valor que puedas dar. Para mi, fue una audiencia que podia dar. ¿Qué aplicaría en tu caso?

 

3.  Deja de querer ganar dinero y en su lugar busca crear algo que agregue valor a las personas.

Cuando doy consultoría en modelos de negocios a emprendedores o startups, todo mundo quiere crear un negocio para hacer dinero, eso es lo común. Pero lo anormal es que hay muy pocas personas que quieren crear negocios para alimentar su pasión y ayudar al mundo.

Hay una gran diferencia. Unos hacen las cosas porque necesitan ganar mas dinero; mientras mas cosas hacen, entonces mas dinero ganan. Lo que hacen realmente no les importa – hacen algo mientras les produzca un gran salario, grandes prestaciones o grandes ganancias.

Pero existen otra estirpe, quieren hacer dinero porque eso les permite hacer más cosas. Quieren mejorar un producto. Quieren crear un movimiento. Quieren compartir su pasión en un libro, en algún otro país, rodar una película, etc. Ellos aman lo que hacen, incluso llevan tiempo haciendo lo que aman aun cuando no ganan dinero. Ellos sueñan con crear una empresa que cree los mejores productos, servicios… y el dinero solo es algo que les permite hacer realidad sus sueños.

Es muy posible encontrar productos sin significado algunos generan millones, y muchos otros emprendedores han aprendido que hacer dinero en algo que aman, es mas importante que hacer dinero por hacer. Creo que Walt Disney lo explica mejor:

No hacemos películas para tener dinero, hacemos dinero para hacer mas películas.

 

No hay nada malo en poner un negocio para hacer dinero, pero los negocios que se convierten en modelos millonarios suelen ser aquellos que resuelven un problema, los que buscan primero agregar valor a las personas, hacer del mundo un lugar mejor y por resultado generan dinero, y los fundadores que tienen la perseverancia y motivación para crear algo así, resultan ser los que ven el dinero como una herramienta para poder alimentar sus sueños, hacer lo que les gusta, no por hacer dinero en sí mismo.

 

4 . Destaca tu talento y conviértete en un maestro.

Obsesivo es la palabra que los flojos inventaron para describir a los dedicados. Casi como una enfermedad que debes evitar contagiarte. Una adicción que en su forma mas pura no es manejable por sus grandes víctimas.

Si me conoces, sabes que soy un fanático de crear cosas asombrosas. Todo lo que hago debe ser un 10. Si hoy me toca servir ponche en la posada de la Iglesia, nadie servirá el ponche como yo. Será un 10.

Algo en lo que no soy muy bueno, es en los videojuegos, mi primera empresa a los 8 años que tenia como objetivo comprar un Nintendo no cumplió su cometido, mi habilidad para los videojuegos no se cultivó desde niño. Para algunos será algo bueno, para mi solo fue algo que siempre quise hacer. Así que ahora me compre un Xbox 360, ya uno lo descompuse y compre otro y aun no soy un 10, pero en Call of Duty  ya no solo le disparo a las aves, ahora le puedo disparar al combatiente enemigo, y anotar algunos puntos. Voy mejorando. Quiero mejorar. Quiero aprender. Quiero ser un 10.

Durante varios años en  mi vida no hacia lo que los jóvenes de mi edad suelen hacer. Mientras que todos los viernes o sábados por la noche, la gente de mi edad estaban en algún antro, fiestas en casas, de viaje rumbo a Teques o Cuerna, yo estaba hasta altas horas de la madrugada en mi departamento solo, aprendiendo algo, probando algo, descubriendo algo nuevo que ayudara en mis metas.  Pero fueron esos sacrificios que hoy permiten poder viajar a cualquier parte del mundo si quisiera hacerlo en este momento, no tengo un trabajo de 9 a 5 pm que me lo impida, o no tengo que ahorrar por un año para hacerlo, ya lo he hecho.  Por cierto sabías que los mexicanos gastan en promedio 56,350 pesos en los fines de revén al año.

En el fondo mi única motivación era:

Conviértete en la mejor persona que haya en negocios,  marketing, hábitos financieros  y estudios del comportamiento del ser humano.

Fue esta visión que me ha forzado a leer mas de 100 libros en estos temas, me llevó a profundizar en la teoría del Visual Design Thinking, a ir mas allá, a intentar cosas, fracasar, cambiarlas e intentar de nuevo y tener un mejor entendimiento de como funciona realmente la mente del ser humano. A estar dispuesto a invertir en mi entrenamiento viajando a las mejores conferencias o cursos que encontraba. Por ello fui a San Francisco a entrenarme de la mano de los mejores como Steve Blank o Alex Osterwalder y certificarme en Business Model Generation. Claro, muchos me critican, me dicen cosas como “en lugar de gastar tanto en viajes deberías comprarte un departamento como todo mundo hace”. Simplemente he estado dispuesto a pagar el precio.  Creo que Steve Jobs lo explica mejor que yo:

 

Se tan bueno en lo que haces, que el mundo no te pueda ignorar.

 

¿En qué campo tú podrías ser el mejor? ¿ Que te mantiene despierto por las noches? ¿Que parte de tu personalidad esta destinada a tener éxito?

Si puedes afinar tu habilidad para enfocarte, luchar contra el desanimo, y presionar en lo que quieres aprender, eventualmente serás bueno en ello y luego serás grande en ello. Y varios años después serás un maestro de clase mundial. Y luego sin notarlo tendrás dinero suficiente para hacer lo que te gusta.  Al menos así funcionó para mi, pero no fue casualidad o una oportunidad caída del cielo, elegí prepararme  y tomar una ruta para ello.

5. Y lo mas importante, lánzate por tu sueño y asesina la mentalidad de empleado.

Es muy difícil hacer más dinero como empleado.  La realidad es que empezar tu negocio es el camino, no es una panacea mágica, sino una carrera de resistencia.

Puedo oír tus pensamientos “No se como comenzar un negocio”, “no se que negocio poner” “no se me ocurre una buena idea”. Tampoco yo la tenía. En 2014,  yo cambie mi corazón nuevamente de crear a enseñar. Decidí dedicarme a construir, educar y mentorear a una nueva generación de líderes y emprendedores. Mi misión ahora es enseñar lo que había aprendido y ayudar a las personas a crear un negocio y una vida que realmente amaran.

En México 7 de cada 10 empresas nuevas fracasan luego de 2 años.  Las verdaderas razones por la que lo hacen van desde un erróneo modelo de negocio, una mala administración y liderazgo, y  los hábitos de los fundadores o dueños que la condenaron al fracaso. La realidad es que nada tiene que ver con las ideas. De hecho, puede haber grandes o buenas ideas con un mal modelo de negocio y es una empresa destinada al fracaso. Hay que cambiar eso.

 

Cuando la gente me pregunta sobre mis constantes viajes siempre algo dentro de mí me molesta y me molesta pensar que es algo que cualquiera puede hacer pero que muy pocos se atreven, no viajar, sino crear un estilo de vida que les permita hacerlo. Todo mundo tiene una buena intención y una buena idea para poner un negocio. Y es ahi donde yo quiero ayudar. Donde yo quiero ayudarte. Me pongo a pensar si me hermana o mis amigos apuestan todo, dejan sus trabajos, invierten sus ahorros o se endeudan(lo que no recomiendo para nada) para poner un negocio, desearía poder ayudarles para que ese negocio prospere. Se requiere algo más que una buena idea y se requiere algo más que ser tu propio jefe y administrar o dirigir por intuición. Realmente quiero ayudarte.

Después de encerrarme en mi departamento por mas de 160 horas, di a luz un programa que fuera un sistema de coaching para ayudar a los aspirantes a emprendedores, startups, bloggers y soñadores a crear sus propios negocios. Un sistema que te ayude a crear ideas y convertirlas en modelos de negocios exitosos.  Un sistema que fuera fácil de entender, bien diseñado y que ayude a cualquiera sin importar su edad, sexo, nivel de educación, nivel de experiencia en negocios y que le ayudara hasta a un americanista. Ese era mi sueño, y parte de ese sueño es este sitio web en el que ahora estas navegando.

 

Así que en los últimos 7 días del 2015, estaré compartiendo contigo por correo esta información, completamente gratis (no letras chiquitas, ni intentaré venderte nada, ni quiero ni espero algo en retorno de ti) solo lo hago porque como te explique en este post, esa es mi filosofía de vida. Y para hacerlo solo necesito tu nombre y tu email para poder hacerte llegar la información si es que quieres hacer de este 2016 un mejor año para ti.

Si ya estas suscrito a mi lista, solo te pido que confirmes tu decision de ser parte de este privilegiado grupo.

Comentarios

[cp_modal display="inline" id="cp_id_28270"][/cp_modal]
Compartir
Artículo anterior3 errores comunes que asesinarán tu negocio
Artículo siguienteLas 3 mentiras tóxicas que han matado tus sueños
Autor. Mis mejores libros son gratis y tienen mejor contenido que cualquier libro que puedas comprar en cualquier librería sobre el tema. Estudie Psicología y Negocios. Certificado en Model Business Canvas e Innovación y Emprendimiento en Stanford University.