La causa de que un startup o nuevo negocio falle generalmente no es por que tengan una mala idea. La creencia general es que la mayoría de los emprendedores novatos fallan por factores externos, cambios en el mercado, circunstancias que no pudieron prever  o por la excusa mas famosa: “se quedaron sin dinero”.

Pero en realidad la mayoría de las empresas fracasan por auto-sabotajes de los emprendedores.  A veces el modelo de negocio es bueno, la idea es buena y validada pero los negocios son ejecutados por personas, y a menudo esos llamados “fundadores” son los que tienen debilidades disfrazadas de fortalezas; es la principal causa de fracaso de una empresa. Nuestra falta de buenos hábitos financieros, falta de sabiduría, planeación y ejecución pobre,  agresión pasiva, miedos, falta de habilidades sociales, ausencia de conocimiento de fundamentos de marketing, liderazgo pobre y la lista puede crecer y crecer.  Y mientras que muchas de ellos no las podemos remover, las tres causas mas comunes que pondrán tu negocio en la silla de la muerte son:

  1. Lo hago todo yo,  es igual que insensato y tacaño

Lo entiendo. Estas comenzando. Eres un startup. Tienes un presupuesto limitado. Tienes alma de emprendedor y te encanta hacer las cosas por tí mismo. Y es admirable. Y es tu peor debilidad que no puedes ver. Si estas lanzando un emprendimiento que quieres que algún día se convierta en una empresa redituable debes estar dispuesto a invertir en partes o areas de tu startup que realmente importan, o en su defecto mejor seria no haber lanzado esa startup en primer lugar.

Muchos de los consejos que uno escucha en los “Templos del Emprendimiento”, bastan dos minutos para darte cuenta que si continuas haciendo todo tu solo, eventualmente crearas un sitio web barato, tarjetas de presentación feas, un logo pobre diseñado,  los textos de marketing escritos por “tu gran genialidad” pero que nadie entiende o que tal un video corporativo editado por ti mismo.  Y como dice Alex Osterwalder, gurú de los modelos de negocios,  “muchos emprendedores son como ratas en un carrera que quieren ganar, y aun cuando ganan, no se dan cuenta que siguen siendo ratas.”

 

No cortes en los lugares donde tu empresa se distinguirá verdaderamente en lo que esta haciendo

 

Por ejemplo, una empresa donde sus ventas requieren de convertir o captar leads a través de su sitio web, no creo que los fundadores deban diseñarlo o comprar una template, para ahorrarse 40-50 mil pesos de presupuesto. Si tu canal de ventas es el sitio web, mas vale que inviertas en una agencia de diseño web que te ayude a tener un sitio web óptimo para tus clientes no para tu presupuesto además de que te ayuden crear un Copywriting (los textos con propósitos de venta), lo cual es toda una ciencia y hay frameworks que permiten garantizar una tasa alta de éxito.

También puedes decidir aprender a hacerlo bien, pero entonces sé consciente que estas invirtiendo tu posesión mas valiosa: tiempo.

Si los emprendedores tacaños aprendieran a valorar al mismo nivel el tiempo que el dinero, quizás gastarían mejor su dinero. La posesión mas valiosa que puedes comprar con dinero es tiempo. No lo desperdicies intentando hacer todo tu.

2. Vas tan rápido que hieres personas a tu alrededor

Cuando estoy en una sesión de mentoría con algún emprendedor, la primera pregunta que le hago,  es  ¿Dime 10 hermosos recuerdos de este último año?

Todos se quedan atónitos, con la mente en blanco y muchas veces con cara de ¿que demonios tiene que ver esa pregunta con mi negocio?

Todos están tan ocupados y obsesionados con construir la vida de sus sueños que se les olvida vivir.

La obsesión de que un negocio sea exitoso a veces nubla la mentalidad de las personas y los convierte en un ser que se vuelve insano para los que están a su alrededor.

Siempre en constantes mejoras, siempre duerme tarde, llega tarde a todos las reuniones porque esta ocupado, contratando gente, revisando cada mínimo detalle, haciendo compras importantes, sintiendose que esta construyendo la vida de sus sueños.

La Velocidad es buena cuando estas trabajando solo. Cuando solo tu sientes esas consecuencias. Pero los emprendedores que tienen esposas, novias, amigos, hijos, empleados, contratistas, vendedores, becarios o freelancers deberían bajar un poco su velocidad.

Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado.

Los ignorantes quieren ambas. Pero eso solo es señal de inmadurez, porque es imposible, tan imposible como meterse al agua sin ropa y no mojarse.

Cuando estos emprendedores ven hacia atrás en su camino solo verán un camino de destrucción y malas decisiones, por su prisa interior. Desde matrimonios deteriorados, negocios en quiebra, amistades o relaciones destruidas, malas decisiones sobre el uso del dinero, todo por que querían llegar rápido.

Un amigo me dijo “Joe, conduces muy rápido, y eso esta bien cuando estas tu solo, pero cuando vienes con tus amigos quizás debas desacelerar un poco si es que realmente te importamos”. Que gran analogía para los negocios.

 

3. Tu arrogancia es letal

No hay nada peor en el mundo de los negocios que la clásica arrogancia ególatra. Todos conocemos a ese tipo que le encanta que digan lo grandioso que es, pero si es tan grandioso, ¿porque necesita que todos digan eso de él.?  Siempre dicen cosas como: ¿Qué no sabes quien soy yo? 

La gente que tiene verdadera autoridad son las personas que no necesitan llamar la atención y que cuando entran a la habitación inmediatamente captan la atención de todos sin tener que pedirla. Son gentiles pero con firmeza. Son humildes pero genios. Son audaces pero buenos planificadores.

El que tiene mayor poder en un habitación, generalmente habla al último.

La confianza no es algo que viene al lograr algo o por cuanta atención buscas ganar o cuanto dinero tienes que tener. La confianza se construye día-a-día al confrontar tus propios miedos. La auto-estíma y auto-confianza interior es una característica que uno decide construir, no es algo que nos ponemos al comprar un traje de 10 mil pesos, eso es arrogancia. El sentido de seguridad en sí mismo viene al creer lo que puedes producir en el presente. Es una manifestación de tu nivel de auto valía.

Nadie quiere trabajar para un líder que se cree que es mas importante que los demás. Solo harás que las personas se sientan frustradas y tú tendrás prácticamente que forzar a las personas para que te sigan. Es en este punto cuando los emprendedores están en graves aprietos, porque su negocio sera tan bueno como las personas que lo están siguiendo.  Si las personas solo te siguen por su quincena que por tu visión, tu negocio esta al borde del colapso.

Si sufres de esto, te recomiendo este libro de mi amigo Walter Riso. Si no haces algo al respecto, todas las decisiones y motivaciones sobre tu empresa las estas basando en resolver una carencia interior y no en tener un negocio redituable que ayude a otros.

Ya sea que tengas el síndrome de querer hacer todo tú, ir demasiado rápido o ser un arrogante líder, son tres síntomas que puedes corregir para que no cometas auto-sabotaje de tu proyecto, negocio o startup.

 

 

 

 

Comentarios