Como dominar los hábitos que te harán un emprendedor exitoso.

Como dominar los hábitos que te harán un emprendedor exitoso.

No existe un consejo sencillo sobre cómo ser exitoso

Y la gente ama los artículos como “100 Formas de ser exitoso” o “el secreto de Carlos Slim para el éxito”

Ya sabes, los típicos artículos de cambia tus “malos hábitos”, “nunca renuncies” y “levántate temprano”. Literal cuando veo esos artículos, ¡Me quiero morir!

No te daré una lista larga y sin sentido, de consejos vagos sobre cómo ser exitoso. No necesitas hacer un millón de cosas para ser exitoso. Solo necesitas unas cuantas.

 

Te enseñare tres hábitos críticos que he aprendido de los mejores al pasar de los años, que me han permitido tener éxito en mi empresa, en mi carrera, y en algunas otras áreas de mi vida.

Tener éxito es duro. Pero no es complicado. Y comienza con enfocarse.

Hábito de Éxito #1: Escoge una meta

Es muy popular tener metas. Solo busca en Google “cómo ponerse metas” y encontraras medio millón de artículos en el tema. Busca cómo ponerse un propósito de año nuevo…y la cantidad se triplica. Como escogerlos, como establecerlos, como lograrlos…

Y la razón, es divertido escribir metas, hablar de ellas, y luego pensar que una vida grande sucederá por “arte de magia” o “conspiración del universo” ó “porque las atrajiste”, solo porque escribes una meta, la deseaste, la soñaste, la fantaseaste vívidamente y eso solo fortaleció un sentimiento en tique te engaño a pensar que era lo único que necesitabas hacer.

El problema principal es que la mayoría establece muchas metas y terminan cumpliendo ninguna. ¿Dime cuantos de tus propósitos de año nuevo, cumpliste este año?

Pero qué pasaría si solo eligieras una meta. En lugar de 12 deseos, 12 propósitos de año nuevo, que pasaría si solo deseas, te enfocas en un propósito, una meta.

Hace dos años yo estaba trabajando en escribir un libro, construir dos startups online, y me sentía un poco abrumado, uno de mis mentores me pregunto, “¿Cuál es tu meta #1?”

Esa pregunta me hizo sentir nervioso. No la quería contestar. Tenía miedo de que si decía cuál era la meta más importante, entonces iba a cerrar las puertas a mis metas restantes. Que eran muchas.

Dije, “Quiero escribir un best seller, pero también quiero construir una audiencia sólida y crear una marca personal y tener un blog exitoso, blah, blah, blah” Mi mentor me interrumpió, “Quita toda la palabrería. ¿Cuál es tu meta número uno?”

Una vez más dude. Pero el me presionó y me forzó. Me dijo: “Tu meta #1”

Le dije, “quiero construir una audiencia”

Aun cuando escribir un libro puede ser gratificante, si no hay una audiencia, una tribu, de nada sirve un libro, y más si quieres que sea un Best-seller.

Odiamos ponernos limites a nosotros mismos. Se siente como si estuviéramos renunciando a algo más, y es así como me sentía en ese momento.

Sin embargo, también es liberador al mismo tiempo. Una vez que me decidí (y era capaz de decirlo en voz alta) que quería primero construir una audiencia, esto trajo una claridad, transparente como el agua de manantial, sobre lo que tenía que hacer para lograr mi meta. Enfoqué toda mi atención en esa meta. Decidí que este año, solo me dedicaría a crear contenido que generará valor en la vida de las personas, que fuera el mejor contenido que ellos pudieran leer, y que eso hiciera que fueran lectores y suscriptores leales.

Si quieres tener éxito —en cualquier área de tu vida — tienes que tener este tipo de enfoque.

Hace tiempo escuche a un ex-empleado de Facebook en la época de su fundación, Noah Kagan, ahora es un gran consultor de marketing y fundador de una empresa llamada AppSumo.

En su conferencia el compartió lo mejor que le aprendió a Mark Zuckerberg en su tiempo mientras trabajó en Facebook, y fue como Mark, tenía solo una meta en esa época: “Llegar a 1 Billón de usuarios”. Solo una meta, nada más.

Todo lo que hacían, las propuestas, las ideas, si funcionaban para llegar a la meta, eran tomadas en cuenta. “Si un ingeniero o programador llegaba con Mark, con una idea súper novedosa, Mark preguntaba, ¿eso cómo nos ayuda a llegar a 1 billón de usuarios. Si no había una respuesta clara, por grandiosa que fuera la idea se desechaba”

Así es como en 8 ocho años, Facebook llegó a su primer billón de usuarios, fue algo en lo que toda la empresa se enfocó, no estaban enfocados en el programa de anuncios, o en mejorar el marketing, estaban enfocados en UNA SOLA META.

 

Hábito de Éxito #2:  Trabaja duro al doble, y obtén 10x más resultados.

 

Hay una diferencia entre hacer algo “ok” y hacer algo que haga que las personas digan “wow”.

Durante este año he probado muchas formas de escribir blogs, artículos, emails y e-books. Aprendí a escribir un buen post en hora y media. Y eso atraía cientos de visitantes.

En otra prueba, pase 18 horas escribiendo un post más detallado, informado, incluyendo casos de estudios, videos, y ejemplos concretos. Resultado: 10 mil visitantes.

Gaste 12 veces más tiempo escribiendo algo bueno. Pero obtuve 250 veces mejores resultados.

ESO es un resultado desproporcionado.

Imagina ser sistemáticamente enfocado en hacer algo que tenga 1O VECES mejor impacto en tu vida. Ahora compara tus resultados con tus amigos, que hacen 100 cosas diferentes. ¿Quién tendrá mejores resultados?

Tener impactos desproporcionados no es fácil. La mayoría de las personas solo tendrán un impacto ordinario en el mundo. Tienen trabajos ordinarios. Gastan dinero de forma ordinaria. Viajan ordinariamente en su vida. Y cuando van a trabajar, afectan a un número ordinario de personas.

La mayoría de las personas, por definición, son ordinarias.

Es un poco deprimente ver a la humanidad de esta forma, pero yo no lo veo de esa forma. Como la mayoría es ordinario, es muy fácil ser extraordinario, solo necesitas poner más esfuerzo y los resultados serán extra-ordinarios. Si gastas 10 veces más energía en algo, obtendrás 100 veces más en resultados.

 

Hace poco cambié de coach de gimnasio, le comenté que me sentía estancado, que no veía resultados extraordinarios en mi cuerpo. Me dijo “la gente busca crecer al cargar más peso, eso lo hacen todos”. Su consejo, fue. “Deja de cargar tanto peso y mejor enfócate en hacer bien el ejercicio, y si es con poco peso mejor”. No entendía como el cargar poco peso, pero enfocándome en hacer mejor el movimiento iba a tener mejores resultados. Y para mi sorpresa así fue. Invertía más tiempo haciendo un ejercicio, hacía una serie más de lo normal, cargaba menos peso, y mis músculos estaban ejercitándose 10 veces mejor. Tenía 10 veces mejor resultado.

 

La gente que quiere ganar más dinero con un negocio:

Lo que muchos hacen:  Empiezan a hacer muchas cosas al mismo tiempo. Se asocian y comienzan a explorar negocios de los que no saben mucho. Invierten, y tienen actividades que los llenan de ocupaciones pero que no generan ganancias.

 

Lo que la GENTE EXITOSA hace: Estudian como lanzar un negocio exitoso. Investigan y prueban sus ideas antes. Buscan mentores y se enfocan en solo una idea. Aunque parece que no tienen resultados, están esforzándose y dedicando tiempo en los cimientos de un negocio. Cuando el negocio despegue, porque invirtiendo tiempo en la fase de aprendizaje e investigación, tendrán 10 mejores resultados, que aquellos que saltaron al mar del emprendimiento sin estar preparados, creyendo que “ya sabían” todo lo que necesitaban.

 

Claro, es más sencillo solo “dar lo mejor”. Hacer lo que estás acostumbrado. Pero si tus buscas oportunidades para crear retornos fenomenales, el éxito vendrá más fácil de lo que crees.

Combina un enfoque sin piedad en tu única meta y el hábito de éxito #3, y serás imparable.

 

Hábito de Éxito #3: Siempre ten un mentor

 

Recientemente viaje a NY, junto con alguien de mi equipo, para asistir a un evento que organiza uno de mis mentores. Sus consejos me han ayudado a duplicar mi negocio en un año, a tener ingresos pasivos recurrentes. Pero me ha costado invertir más de 5 mil dólares en sus programas y consultorías. Y ha valido cada dólar.

Pero tener un mentor no es un tema de dinero. Los mentores no necesariamente deben ser personas que veas cara-a-cara. Puedes tener acceso a mentores exitosos leyendo sus libros, sus blogs, suscribiéndote a sus listas de correo.

Con un libro de 150 pesos (o gratis de una librería pública) y dos horas de tiempo, tu puedes aprender del trabajo y experiencia de alguien más. Es el mejor Retorno de Inversión en tu vida.

Lleva esta idea al siguiente nivel, y puedes realmente dar seguimiento y entrar en contacto con los mejores autores que leas.

Es tan sencillo como enviar una nota o email de agradecimiento al autor por escribir el libro, cuéntales específicamente como su libro te ayudo, qué cosas en tu vida cambiaron, etc.

Créeme, todo autor ama leer sobre sus obras. (Cada vez que recibo un email sobre como un artículo ayudo a cambiar la vida de alguien. Lo leo, no solo una sino un par de veces, he accedido a dar de mi tiempo para conocer a la persona detrás.)

Tan solo hacer esto, te separa del 99% de las demás personas.

 

Si tienes la oportunidad de crear una relación personal con un mentor, ten unas expectativas claras de lo que esa persona puede proveerte. Aquí hay algunas para considerar.

 

  • No te enfoques en hacer negocio. Cuando contactas a alguien que admiras es común sentir la tentación en proponer que te contraten o venderte. No cometas este error. Tú lo que quieres es aprender, en mejorar lo que sabes. Asegúrate de que tu mentor tenga claro esto de inicio, sino puede evitarte. Si en algún punto tu mentor ofrece pagar por tus servicios/productos, está bien, pero no seas tú el que lo pide y menos en primera instancia.

 

  • Nunca le preguntes a un mentor algo que Google puede contestar. Haz tu tarea antes pedirle ayuda a alguien tan ocupado como tu mentor. Si Google puede contestar algo en 20 segundos, no desperdicies el tiempo de tu mentor. Tú quieres que él te ayude a resolver problemas complejos y con gran significado para mejorar tu vida.

 

 

  • Dedica tiempo al trabajo. Como dije en el hábito de éxito #2, pon 10x veces más de esfuerzo en tu trabajo y producirá 100 veces mejores resultados. Así que no holgazanees en las asignaciones y trabajo que tu mentor te deje. Enfócate en dominar todo el conocimiento que tu mentor te da.

 

  • Si crees que ya no te está dejando valor en tu vida, no tienes que continuar la relación. No solo desaparezcas, y dejes de contestar sus emails o llamadas. Pero tampoco desperdicies su valioso tiempo –o el tuyo–. Comunica tus sentimientos y sigue adelante. Un mentor puede ser valioso en una época de tu vida y en otro nivel de tu vida, no. Necesitas quizás buscar otro mentor si eso pasa.

 

Mis mentores me han ayudado a ahorrar millones de pesos en el transcurso de los años. Pero me han enseñado más sobre éxito — y lo que parece — que lo que yo hubiera podido aprender por mi cuenta. A esto no se le puede poner precio.

 

El camino al éxito es simple

Cuando veo atrás en mi vida, no puedo pensar en un solo éxito en mi vida que no haya hecho con alguno de estos tres hábitos que te comparto.

 

Y esto me ha enseñado la mayor de las lecciones —no compliques las cosas.

Cada vez que hablo con estudiantes, amigos y emprendedores a diario, personas que solían ser como yo –súper ocupados, en el ajetreo diario del emprendimiento, con un activismo que al final del día los deja rascándose la cabeza preguntándose, ¿por qué no pueden lograr sus metas? Preguntándose si hay algo más de lo que no se han enterado, al ver, que otros logran cosas en sus vidas y ellos no.

Lograr un éxito extraordinario requiere un enfoque extraordinario y una disposición enorme para dejar que tus otras metas tomen el asiento trasero mientras te dedicas a una sola meta primero. Pero una vez que te das cuenta que las demás cosas solo te están distrayendo de lo que realmente quieres, te volverás un maestro en lograr cosas.

Si quieres leer más sobre aprender a tener una mentalidad detonadora de éxito, inscríbete a este curso gratuito y por 21 días recibirás un email que te enseñará 21 estrategias para aprender a tener una mentalidad de éxito.

 

 

 

Cómo renunciar a tu trabajo con seguridad y comenzar tu negocio en 90 días

Dejar la comodidad de tu quincena para lanzar el negocio de tus sueños puede ser uno de los miedos mas terroríficos al cual te puedes enfrentar en la vida.  No solo estas enfrentando la posible perdida de dinero, tiempo y estabilidad, sino también el riesgo de la vergüenza pública, el fracaso y el tener que regresar con una bandera-blanca a pedir nuevamente empleo.

Y para hacer aun más difícil la decisión, tienes que renunciar. Una decisión directa que requiere valentía, audacia y una fuerte creencia en lo que estas por hacer.

 

pero por otro lado, tener una carrera en algo que odias puede ser la peor sentencia de muerte para tu felicidad y realización personal

 

 

Pasamos la mayor parte de nuestras vidas trabajando. 47 años para ser exacto. Eso es 12, 190 días laborales de ocho horas.  Es una cruda realidad. Es una realidad que nos lleva a dos opciones:

Podemos  construir nuestro sueño o podemos ser contratados para construir el sueño de alguien más.

Como individuos, debemos decidir que tipo de persona queremos ser.  ¿Tienes un sueño que te quema por dentro y no te deja vivir sino que carcome tu interior? Algo a lo que te sientes llamado, dirigido, y casi es una irresponsabilidad el ignorar hacerlo.

¿Te apasiona algo? Y no me refiero a algo que te entusiasma o te anima; Estoy hablando sobre una idea o visión que es tan profunda y conectada con tu corazón que estas dispuesto a sufrir para ver su resultado.

Si es algo que esta en tu cabeza, quizás puedo ayudarte. Si tu vida laboral ya no tiene alegría ni entusiasmo, entonces este artículo es para ti. Si estas tomando la decisión de auto-emplearte o emprender un negocio, este artículo también es para ti.

El renunciar a tu trabajo debe ser algo tomado con sabiduría y de forma balanceada, y el construir un negocio que remplace la seguridad de un ingreso de tu anterior trabajo es un arte. Te doy tres simples pasos para que los consideres.

  1. No hundas tu barco cuando estas muy lejos para nadar

Muy a menudo, los aspirantes a emprendedores dejan su trabajo muy pronto. En mi experiencia, las personas deberían ver su empleo como un bote que los lleva a salvo a su emprendimiento. Si ese bote se hunde muy pronto, se ahogarán, pero si el bote los conduce a una Lancha en crecimiento, será fácil dejar el bote y no ahogarse en el mar.

La clave es: La espontaneidad sin sabiduría es insensatez

Puede que pienses, “bien… entonces qué es lo necesito para dejar el barco”

He ayudado a mas de 2000 personas a empezar su negocio. Mi recomendación general para renunciar a tu trabajo seguramente tiene tres elementos

  • Un extenso y probado plan (que te enseño mas abajo)
  • Al menos Cuatro meses de ahorro equivalente a tu salario actual
  • El 100% del costo de tu negocio en ahorro por al menos un mes.

Por ejemplo, si tus gastos personales ascienden a 25 mil pesos por mes. Yo recomendaría que tengas ahorrado mínimo 100 mil pesos en el banco ( 4 meses)  y un fondo de emergencia de al menos 10 mil pesos. Digamos que estas planeando lanzar una agencia de diseño. Haz investigado, haz creado un modelo de negocios y tienes un playbook ( sigue leyendo para más detalles). Sabes a detalle cuanto costará tu negocio, digamos que será un total de 50 mil pesos. En mi opinión si tienes 160 mil pesos ahorrados ( tus gastos personales + un fondo de emergencia + gasto de negocio) y un buen playbook puedes dejar el barco con seguridad, estas siendo muy sabio.

 

  1. Nunca derrumbes puentes, puede que lo necesites cruzar nuevamente

Renunciar bien es un arte de madurez emocional. Puede que ya no veas tu trabajo con respeto, pero la manera en que dejes tu trabajo debe mostrar respeto por el. Una vez más, he visto personas que no solo hunden su barco sino que le prenden fuego.

Renunciar no es un acto de venganza contra la empresa o tu jefe, no debe ser tu forma de desquitarte y gritar o tirar todo tu resentimiento en la cara de tu jefe.

El buen juicio me ha enseñado a resistir la urgencia de quemar puentes, de apagar la antorcha y bajar los ánimos encendidos. En general en la vida no tomes ninguna decisión así.

 

Las relaciones son importantes, y las que crees que nunca más necesitarás terminan siendo las que después necesitas.

 

 

Cuando te vayas, trata a tu jefe como quisieras que tus futuros empleados te trataran a ti. Cuando llegue el tiempo, y estés ejecutando tu plan, pide una reunión con tu jefe o supervisor. El estándar es dar una aviso de dos semanas antes de una renuncia, yo te sugiero que des un aviso 30 días antes, esto te separará de lo que todo mundo hace. No solo botes las cosas.

Y no hay necesidad de inventar excusas o contar historias de porque te estas yendo. Se transparente en tu decisión. Dar una crítica constructiva sobre el ambiente y condiciones laborales puede que ayude a tu empleador en implementar cambios. Pero generalmente, es mejor solo notificar tu decisión y a menos de que te pidan tu opinión, dar todas las razones.

Al mismo tiempo, aun cuando te pregunten tu opinión, a menos de que estés legalmente obligado, no tienes porque dar detalles de tu decisión para irte. Evita ventilar frustraciones acerca de la empresa, colegas o jefes. Toma un acercamiento diplomático que pueda dejarte una puerta abierta a recomendaciones futuras o mejor aún, incluso para hacer negocios con la empresa.

Lo mas importante, no tomes el odio por tu actual trabajo y lo lleves a tu nueva empresa. Deja toda amargura y resentimiento en el pasado. De nada sirve “desquitarte”. La Aventura que estas por comenzar requiere una mente saludable y buenas relaciones.

 

  1. Los alpinistas que no van preparados nunca llegan a la cima

El que dejes de trabajar para alguien más no te hace capaz de trabajar para ti mismo en automático, pero si te califica para intentarlo.  Yo estoy en el negocio de ayudar a las personas que tengan la oportunidad de intentarlo y que tengan la mejor preparación para que lo logren.

Al paso de los años, he relacionado el comenzar un negocio con planear una expedición al Monte Everest. Sabías que, subir la cumbre mas alta del mundo cuesta 500 mil pesos intentarlo, y requiere más de 500 horas de entrenamiento, un año de planeación y solo el 49% de los que lo intentan llegan a la cima.

Desde el 2010 he lanzado 8 proyectos de negocio que han producido ganancias reales. He escrito para los principales portales de negocio y he sido consultor de confianza en proyectos para personas como Patrick Slim y Don Lorenzo Servitje

He fracasado escandalosamente en tener éxito. He pasado por la vergüenza de fracasar y estoy orgulloso de ello. Y si tuviera que tomar decisiones hoy sobre lanzar un negocio serian:

  1. Claridad a través de la conversación


Me río de las personas que piensan que si comparten su idea alguien se las robará. Eso solo es señal de alguien inexperto y que no ha aprendido como ser emprendedor. Tú rápidamente aprenderás, que las ideas son baratas y cualquiera puede tener una.

La ejecución es cara. El primer paso para probar una idea es compartirla con 25 personas en conversaciones largas y profundas de mínimo 30 a 60 minutos. Se detallado con las personas. Deja que te muestren los cabos sueltos de tu idea, deja que la critiquen, cuestionen, mal interpreten, etc

No puedo contarte la cantidad de veces que mis “ideas” han evolucionado y mejorado en la conversación con personas, amigos, y extraños. Recuerda, es mucho mas barato dejar morir una idea cuestionada que dejar que tu orgullo e ignorancia ejecuten una idea que te saldrá muy caro descubrir que no funcionará.

  1. Una mejor oportunidad comenzará con….

Hace 10 años la norma decía que debías escribir un Plan de Negocios, y mucha gente creaba planes de negocios perfectos con la idea de obtener financiamiento de un banco o inversionista. Sin embargo con el tiempo todo mundo notó que los planes de negocios no funcionaban en la práctica. Los planes de negocios eran sueños, deseos e idealizaciones.

Tu, no necesitas un plan de negocios, necesitas un modelo de negocio.

Puedes tener una gran idea pero con un mal modelo de negocio, y tu startup fracasará, puedes tener un buen modelo de negocio con una no tan buena idea.. y será un éxito.

Yo soy consultor certificado de Modelos de Negocios, y además,  te ayudaré a crear un PlayBook de Negocios, un simple plan de acción paso-a-paso para ejecutar tu modelo negocio.

  1. Fecha de Inicio y Fecha Final

Un sueño sin una fecha límite solo es un deseo. Sentarte por meses a contemplar tu idea es una de las peores tácticas pasivas para evitar el compromiso. Aparte no necesito recordarte que no te estas haciendo mas joven. El hoy no es un ensayo. Esta es tu vida. Lo que haces hoy es tu vida. Por esta razón, deja que este artículo sea tu permiso para establecer una fecha. Por ejemplo, establece una fecha para dejar tu trabajo y dedicarte de tiempo completo a tu negocio.

Pero, este punto tiene dos lados:

Así como es importante establecer una fecha de inicio, es igual de importante designar una fecha final. Una fecha en la que con madurez y sabiduría puedas decir “esto no esta funcionando”. Una decisión basada en la absoluta incapacidad para cumplir tus demandas personales de sobrevivencia. Como puedes saber, yo creo que un negocio debe iniciarse sin deudas. El vivir de tus tarjetas de crédito y prestamos es un patrón que evitar puesto que la estadística dice que es un camino seguro al fracaso, no por la idea, sino por la falta de liquidez para durar en el tiempo que requiere que un negocio sea redituable.

Siguiendo mi ejemplo del Monte Everest, hay un momento en el que líder dice “es momento de comenzar, nos vamos mañana” en ciertas circunstancias, el líder dirá. “no es seguro, es momento de regresar al campamento base.”

Ten el coraje de fijar ambas metas y los signos por los cuales tomar ambas decisiones.

Conclusión

Al mirar hacia a tras hacia aquellas personas que he ayudado a dejar su trabajo y seguir su pasión, el tiempo promedio es de 3 a 9 meses. Desde tener una idea, organizar sus finanzas hasta educarlos en el proceso de lanzar un negocio de forma más inteligente y que garantice mejor su éxito. Y aun cuando he visto buenos negocios despegar en poco tiempo, lo mejor es pensar a largo plazo.

Si eres alguien que ha soñado en crear una empresa, un blog o un negocio en línea pero no sabes donde o cómo empezar, déjame ayudarte. Muchas personas han convertido su pasión en un negocio con mi curso de 12 meses. No es un esquema de hágase rico rápido al contrario es una alternativa al conocimiento convencional sobre negocios que no lleva a las personas a ningún lugar y que les ayuda a crear un Playbook paso-a-paso para lanzar un negocio.

Si estas interesado, considera la siguiente información, descarga mi ebook sobre LANZA DESDE CERO.

 

No te conviertas en la persona exitosa que a nadie le gusta.

Alguna vez has escuchado la frase, “no lo tomes personal, solo son negocios”

He descubierto que las personas que piensan así son las personas mas peligrosas para la sociedad. Actúan sin ningún tipo escrupulos hacia los sentimientos de otros. Para ellos las personas solo son escalones que pisar para ascender en su camino al éxito. Y en su ascenso solo dejan un camino de resentimiento y odio hacia ellos.

En los últimos años el internet ha removido nuestra habilidad para discernir el éxito auténtico de las patéticas imitaciones, eso ha causado que creamos que es imperativo hacer lo que sea necesario para poder publicar en tu Facebook que estas tomando unas vacaciones extravagantes en Tahití.

Tu entendimiento del éxito determina el porqué, cómo y qué líderes debes seguir. Determina el curso de tus acciones. Y decide que tipo de vida quieres crear. Es un llamado a cambiar los comportamientos que se ajustan a lo que quieres lograr.

A quíen tu escuhas determina en quien te conviertes.

Así que, cuando la cultura celebra la inmadurez y la ignorancia o versiones no acreditadas de éxito tenemos un problema.

1.      Tener dinero no es señal de éxito.

El éxito no se mide por tu habilidad de comprar una mansión o un Ferrari. Si eso fuera verdad, cuantos capos del narcotráfico pueden hacer eso, o cuantas personas adineradas que no tienen el mínimo conocimiento ni son personas respetables o aquel artista que solo fue un hit del año y que gano una gran suma de dinero y después desapareció. En que punto comenzaste a creer que usar una playera con una determinada marca estampada en ella, era señal de éxito o de credibilidad.

Yo no sigo a a alguien por el auto que conduce, la suma millonaria que presume o el estilo de vida ostentoso que lleva, por cierto, la experiencia y la psicología me lleva a sospechar de los que son ostentosos.

La forma como una persona gasta su dinero, me dice mucho sobre su mentalidad y su interior.

 La cultura hace que las personas se vuelvan tan superficiales que el mero hecho de que alguien compre un objeto caro esa sea la razón para seguirlo. ¿es eso sensato? Si lo que te impresiona de otra persona es que pueda comprarse un auto lujoso, quizás tienes mas problemas de los que crees.

Tengo la oportunidad de conocer personalmente a Don Lorenzo Servitje, dueño de Grupo Bimbo a lo largo de 8 años, me he podido reunir con el dos o tres veces por año. Se ha convertido en un mentor para mí. Lo que más me sorprendió conocer de él fue la vida tan sencilla y poco onerosa que lleva. Su auto es 10 años viejo, nunca ha conducido un auto del año. Gasta lo mínimo que puede. Su gusto favorito es, comerse un “gansito” que se para en cualquier tienda a comprarlo. Sí a comprarlo. Un dia en una reunión en su oficina en Santa Fe, me dijo antes de vernos, acompáñame a la tienda de la empresa a comprar, bajamos y saludo de nombre a casi todo el que se encontraba (algo que me sorprendió, su calidad humana y lo importante para él que son las personas), compró su “gansito”,  y pagó los pesos que valía. La filosofía humana de Don Lorenzo Servitje marcó sin duda todo Grupo Bimbo, qué como buen escéptico, siempre que tenía oportunidad, cuestionaba como investigador del FBI a cada empleado con el que platicaba. Todos me respondían lo mismo, “Estoy muy feliz de trabajar aquí, porque en esta empresa son muy humanos”.

 

En contra parte tenemos “personajes” que viajan con guaruras que golpean a todo mundo a su paso en autos ostentosos del año. ¿Es eso lo que para ti significa el éxito?

Ahora, seamos reales. El dinero es una herramienta muy útil. Es la herramienta mas efectiva para generar oportunidades y tener un buen estilo de vida.

Pero no hay monto de dinero que determine tu nivel de éxito.

 

Por lo contrario,  muchos multi-millonarios son las personas menos exitosas en este planeta. Quizás sean adinerados, algunos heredando fortunas, otros con negocios jugosos y otros tanto a través de actividades ilícitas. Pero todos ellos llegan a su hogares llenos de distracciones caras en un intento de llenar los vacíos de su corazón.

Ser adinerado y ser rico son cosas diferentes.

Leí la historia de un cantante del metro que gano un concurso de TV y cuyo premio era un millón de pesos (oficialmente es millonario) pero, dos meses después se encontraba en bancarrota, con una enorme deuda al gobierno y cantando nuevamente en el metro.

La riqueza es una señal de una gran mente. Es la prueba de la habilidad para influenciar a otros. Pero el dinero sin un espíritu de responsabilidad se convierte en algo peligroso.

Tener dinero con el propósito de comprar cosas exuberantes y con poco significado siempre traerá un sentido de vida vacío y frustrante y lo mas triste, siempre tendrá fatales consecuencias en las relaciones cercanas.

Mi punto es: No sigas a los millonarios solo porque admiras lo que pueden comprar. Sigue a alguien por lo que te puede enseñar. A mi no me impresiona que alguien pueda comprar algo, me impresiona la forma de pensar o los hábitos que alguien tiene y que puedo yo aprender de ellos.

 

2.   Si no puedes tener buenas relaciones, no puedes ser exitoso.

Un mentor una vez me dijo, “la más grande tragedia es una persona que está tan ocupada en crear un estilo de vida, que se olvida de vivir su vida”. Internet hoy en día esta llena de mentores, coaches y “expertos” que están tan enfocados en construir su empresa, sus marcas o sus carreras que olvidan la parte mas importante de la vida: Las relaciones, sus amigos, su matrimonio, su familia, su equipo de trabajo, sus hijos.

Llegarán a los 40 ricos, con logros, dinero y estarán solos.

Hay una encuesta que dice que las personas que están agonizando y que saben que su muerte es inminente el remordimiento #1 es no haber pasado mas tiempo con su familia. #2 no haber tenido mas hijos.

La ciencia nos da la razón. Estamos hechos para otros. Nuestras almas, nuestras mentes y nuestra biología gritan compromiso y complementariedad en otro.

Un espíritu de independencia en la búsqueda de logros profesionales casi siempre esta vinculado con una historia de dolor

Pero para aquellos que pueden sanar. Para aquellos que pueden balancear sus logros profesionales con sus logros relacionales, también nos dice algo muy bueno.

El conocimiento se logra a través de la educación, pero la sabiduría se logra a través del compromiso a otro, estando dispuesto a dirigir, amar, cuidar una relación.

 

A quien tu tengas en casa siempre vencerá siempre lo que tu tengas en casa.

 

Un matrimonio exitoso y unos niños bien criados son el reflejo de un hombre o mujer exitoso. Alguien que tiene malas relaciones difícilmente puede construir un negocio duradero.

 

  1. Tu Credibilidad te dirigirá a los resultados.

 

Un coach financiero, Dave Ramsey dice, “Gente en bancarrota dando consejos financieros es como un nutriólogo obeso diciéndole a sus pacientes que se cuiden porque la obesidad es peligrosa para la salud”

Todos los días veo un nuevo “gurú de negocios”,  un nuevo “gurú de social media”, diciéndoles a otros como hacer dinero en sus redes sociales, luego te metes a sus perfiles y te encuentras que no tienen audiencia. No solo es contradictorio, sino que no tiene credibilidad.

 

La gente busca un atajo a tener credibilidad. Quieren respeto sin tener que ganárselo.

 

Los resultados requieren ambos, tiempo y consistencia. El primero causa que la gente se asombre y un éxito repentino no tiene profundidad para ser creíble. Un resultado positivo consistente sobre un periodo largo de tiempo siempre traerá una credibilidad incuestionable. Es mucho mejor que esa creencia popular de “pretende mientras lo logras”.

La lección es esta: Verifica a las personas por lo que han hecho, no por lo que dicen que harán. En lugar de solo darle click en el botón de “seguir” o “me gusta”, invierte 5 minutos revisando no solo sus credenciales sino su historia.

 

4. No trabajes por dinero.

 

Todo el mundo quiere crear un negocio para hacer dinero. Y pocos, quieren crear un negocio porque les apasiona.

Hay una gran diferencia. Unos hacen cosas porque quieren hacer dinero; mientras mas cosas hacen mas dinero tienen, y mientras mas dinero tienen mas cosas hacen. Lo que hacen realmente no les importa mucho – hacen algo siempre y cuando les deje dinero.

Otros quieren hacer mas dinero porque eso les permite hacer mas cosas. Creo que Walt Disney no lo pudo haber expresado mejor:

“No hacemos películas para hacer dinero. Hacemos dinero para hacer más películas”

Los grandes empresarios de nuestro tiempo nunca han estado en el negocio de hacer dinero. Un líder que vale la pena seguir es mucho mas profundo que su cuenta de banco. Lo puedes ver en sus ojos y sentirlo en su presencia.

El dinero no es la única cosa en su mente. Resolver problemas es su adicción. Y su habilidad para traer soluciones al mundo es lo que dirige su alma.

Hay una grandeza implícita en el líder que trabaja desde su pasión. Lo motiva buscar una solución.

 

No busques el camino fácil, busca durar en el difícil.

Como emprendedor, serás confrontado con el peso de la responsabilidad. Soportar stress, emociones, miedos y todo el peso de la empresa recaerá sobre ti. Enfrentar malas noticias, terribles noticias y la realidad de las cosas mientras tu visionas como pueden ser las cosas si todo funcionara mejor.

En multiples ocasiones, puedo contarte estar sentado afuera de mi casa a las 1am mientras lloraba.  La presión de ciertos días simplemente era insoportable. Luego mientras leía la biografía de uno de mis mentores, Don Lorenzo Servitje, encontré esto

 

“Nada en el mundo vale la pena  sin esfuerzo, dolor o dificultad. Nunca envidies a los que tienen una vida fácil. He envidiado a los que tienen una vida difícil  y han sabido  sobreponerse a ella. Eso es la grandeza”

 

Comenzar un negocio no es un alivio para el corazón. Es para la gente loca que esta dispuesta a dar un paso hacia el dolor. A disfrutar el crecimiento a través del dolor. Tener  una valentía tal que haga que todos a tu alrededor se cuestionen sobre tu salud mental y sobre tu claridad para poder seguirte o no.

Debes tener la claridad de que vivirás en un constante estado de incertidumbre y aprender a vivir en ese dolor. Nunca se va. Donde no hay incertidumbre no hay necesidad de liderazgo. Mientras más incertidumbre, mas necesidad hay de grandes lideres.

 

Tu capacidad como emprendedor determinará que tan bien aprendas a manejar la incertidumbre. No es tu responsabilidad remover la incertidumbre. Tu responsabilidad solo es dar claridad mientras la empresa atraviesa esa incertidumbre.

Como líder te puedes dar el lujo de ser incierto, pero no puedes darte el lujo de no ser claro.

 

Tu responsabilidad no es remover la incertidumbre, tu responsabilidad es tener claridad.

 

 

 

La gente te seguirá a pesar de tus malas decisiones. La gente no te seguirá si no eres claro en tus instrucciones. El emprendedor que puede comunicar la visión más clara será percibido como un líder.

La incertidumbre, expone la falta de conocimiento. Pretender algo, solo expone tu falta de carácter. Comenzar un negocio no requiere que tengas una claridad perfecta, pero si requiere que te expreses ante la incertidumbre con seguridad y confianza, para convencer a los que están a tu alrededor que tu claridad esta presenta y que el miedo no es parte de la ecuación.

La visión y la claridad viene del conocimiento. Por eso un líder y emprendedor debe siempre estar aprendiendo. Un emprendedor sin un libro equivale a un ministro religioso sin una Biblia. Es el conocimiento lo que te da claridad sobre la incertidumbre que puedas estar viviendo.

¿Cuál fue el último libro que leíste que te dio una claridad sobre tu circunstancia incierta? ¿En qué otros materiales, cursos o entrenamientos vale la pena que inviertas para crecer como líder o emprendedor?